¿Qué es la inteligencia emocional?

Imagen de patrice6000
Imagen de patrice6000

Para el catedrático de Orientación Psicopedagógica en la Universidad de Barcelona Rafael Bisquerra “el objetivo de la educación emocional es el desarrollo de competencias emocionales: conciencia emocional, regulación emocional, autogestión, inteligencia interpersonal, habilidades de vida y bienestar”.

Es importante no perder de vista los sentimientos y la manera en la que estos nos llevan a actuar en un sentido u otro. Porque del mismo modo que un pensamiento deriva en un sentimiento; la emoción que surge tras éste lleva consigo una acción y no es lo mismo actuar dejándote llevar por la ira que comprender la ira, entenderla y gestionarla para que no te maneje.

La autoestima juega un papel fundamental en nuestro desarrollo emocional puesto que es la manera en la que nos valoramos y juzgamos a nosotros mismos, construyendo nuestra identidad conforme a unos valores personales y a unos patrones sociales que trataremos de alcanzar a lo largo de toda nuestra vida.

Podemos entrenar la inteligencia emocional siguiendo algunas pautas para fortalecerla:
– Conócete a ti mismo. ¿Qué sientes? ¿Por qué actúas así?
Aprende a reconocer tus emociones y a darles nombre.
– La comunicación en emociones. Hablar, escuchar, expresarte.
– Habilidades sociales para relacionarte contigo mismo, con los demás y con el mundo.
– Empatía para colocarte en el lugar de los demás.
Reforzar la autoestima para confiar en uno mismo.
– Pensamiento constructivo no destructivo para ser optimistas.
– Curiosidad para hacer preguntas y buscar respuestas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, en el informe Delors sobre la educación en el siglo XXI llevado a cabo por una comisión internacional de expertos destaca el papel de las emociones como parte fundamental de esa educación integral y explica que

la educación es también una experiencia social, en la que el niño va conociéndose, enriqueciendo sus relaciones con los demás, adquiriendo las bases de los conocimientos teóricos y prácticos. Esta experiencia debe iniciarse antes de la edad escolar obligatoria según diferentes formas en función de la situación, pero las familias y las comunidades locales deben involucrarse.

Aprender a vivir con inteligencia emocional puede parecer difícil pero vale la pena, porque queramos o no la vida está llena de emociones y nosotros somos seres emocionales.

La música amansa a las fieras

micrófono

La música amansa a las fieras.

Muchas veces lo hemos oído, pero ¿sabemos por qué?

Porque la música tiene el poder de cambiar nuestro estado de ánimo. De hacernos pasar del enfado a la calma. De la tristeza a la alegría. La música hace de puente porque es un conductor emocional.

Nos conecta con los sentimientos que nos genera lo que escuchamos, nos abre la percepción emocional y nos contagia de ellos.

Podemos usarla como herramienta en el desarrollo de la educación emocional de los niños.


Pongamos un ejemplo

Nuestro hijo llega triste del colegio. No sabemos por qué, le preguntamos qué ha pasado pero no quiere hablar. Podemos probar lo siguiente: ponemos música alegre y divertida. Cantamos, bailamos y nos deshacemos de esa carga emocional negativa. Después, probamos de nuevo a hablar con él: ahora que ya te sientes mejor, ¿quieres que hablemos de lo que te ha puesto triste?


 

La música tiene muchísimos beneficios a la hora de trabajar la inteligencia emocional con los niños porque contribuye a:

. Descargar tensión emocional, liberar y canalizar energía.

. Aprender a reconocer las emociones. A ponerles nombre.

. Usar la música como puente para pasar de un estado emocional a otro.

. Tranquilizar en momentos de nervios o ansiedad.

. Mejorar la comunicación porque facilita que nos expresemos.

. Reforzar la autoestima y la motivación.

. Desarrollar la creatividad y la imaginación.

. Conectar con otros.

La música puede modificar nuestra actitud mental y física, por lo que a través de ella podemos crear un estado de ánimo nuevo para conseguir un fin. Podemos pasar de un estado emocional a otro.

¿No te parece que la música nos da superpoderes? Sobre los poderes de la música hablamos en la reseña educativa de la película El Libro de la Selva que tenéis disponible en nuestra web.

Si te apetece profundizar en este tema, te dejo el enlace al programa Redes: Música, emociones y neurociencia, donde Eduard Punset ahonda en la base científica de la música y las emociones.