Resolviendo conflictos con Peter Pan

 Peter Pan
Fotograma de Peter Pan

¿Quieres ayudar a tu hijo a resolver sus conflictos?

Llévalo de vacaciones al País de Nunca Jamás.

La segunda estrella a la derecha, no tiene pérdida.

El conflicto es un problema o una situación de dificultad con uno mismo o con los demás.

La vida está llena de conflictos. El día a día lleno de desacuerdos.

No puedes evitarlos.

Pero sí puedes aprender a resolverlos.

Tu hijo se referirá a ellos como peleas, porque es un niño y no le hace falta buscar palabras políticamente correctas.

Llegan las vacaciones de verano y las peleas se multiplican.

Aumenta el tiempo de ocio, la convivencia, los juegos, el calor…

Si tienes más de uno, el resultado se multiplica de manera exponencial.

En El País de Nunca Jamás están acostumbrados a resolver los desacuerdos con violencia, gritos y pataletas. ¿Te suena de algo?

Peter Pan y el capitán Garfio llevan luchando no se sabe cuánto tiempo porque no se ponen de acuerdo. Creo que todo empezó cuando Peter en una de sus peleas le dio de comer una mano del capitán a un cocodrilo…

El desacuerdo provoca sentimientos negativos de incomodidad, mal humor y frustración.

Aprender a manejar esos sentimientos será la clave para que tu hijo sea capaz de resolver sus conflictos de una manera sana y pacífica.

Una pelea o una rabieta son una oportunidad de aprendizaje para tu hijo.

Porque es el momento ideal para practicar habilidades sociales y capacidades como:

  • La comunicación, para expresar lo que siente y aprender a reconocer sus emociones.
  • La negociación, para llegar a acuerdos.
  •  La escucha activa, para saber cómo se sienten los demás.
  • El respeto, para admitir otras opiniones sin juzgar.
  • La generosidad, para aprender a ceder y a no ganar siempre.
  • La empatía, para ponerse en el lugar de los demás.

Los pasos a seguir para resolver un conflicto serán los siguientes:

  1. Identificar el desacuerdo y las partes implicadas, es decir qué ha pasado y a quién.
  2. Escuchar la opinión de todos, que cada uno exprese su punto de vista.Todos son igual de importantes.
  3. Proponer soluciones en común. Que cada uno proponga una o varias maneras de arreglar la situación. Puede ser mediante una lluvía de ideas, dialogando, por escrito…
  4. Escoger juntos la mejor opción para todos. Por medio de la negociación llegar a un punto de entendimiento y a un acuerdo que resuelva el problema. Es importante que todas las partes lo acepten.

Peter Pan es la oportunidad ideal para tratar este tema con tu hijo, para mostrarle otras maneras de resolver una pelea con su hermana o con su amigo.

Aprender a gestionar los conflictos es una de las claves para tener una vida equilibrada y feliz.

peter pan volando
Fotograma de Peter Pan

Porque como decían Campanilla y Peter Pan para volar necesitas confianza, polvo de hada y un pensamiento alegre.

Si a eso le añadimos práctica, esfuerzo y más práctica…

Todos podemos aprender a volar.

Y a resolver conflictos también ;)

Y tú, ¿cómo ayudas a tu hijo a resolver sus desacuerdos?

Comparte tus reflexiones conmigo en los comentarios, aquí debajo.

Estaré encantada de responderte :)