¡QUÉ LE CORTEN LA CABEZA!

¿Te acuerdas de la Reina de Corazones de Alicia en el País de las

Maravillas?

Esa señora que cada vez que alguien hacía o decía algo que no le gustaba gritaba aquello de ¡córtenle la cabeza!

Una mujer iracunda, que en cualquier momento podía estallar como una bomba.

Era el rey, pequeñito y sereno, quien buscaba una alternativa menos violenta cada vez que su reina perdía los nervios, o al menos lo intentaba.

De pequeña cuando veía la peli me asustaba un poco la reina, aunque no

entendía muy bien por qué. Ahora lo sé.

La señora estaba enfadada con el mundo y con todos los que vivían en él.

LA REINA DE CORAZONES
Fotograma de Alicia en el País de las Maravillas

La reina representa la ira desbocada, la frustración ante el fracaso, el miedo al cambio,el miedo a perder el control, el miedo a perder su poder…

En definitiva, el miedo.

Porque la ira no es más que el miedo cuando sale a buscar pelea.

Nada de esto se explica en la película.

La información está ahí. Los niños la ven y la absorben, aunque no la entiendan.

Pero falta el paso fundamental: transformarla en aprendizaje.

Que les expliques que la ira sin control desemboca en: violencia, acusación, negación, culpa, inestabilidad…

Y nada de esto te hace feliz.

Que les enseñes que si eres capaz de encontrar el origen de esa ira: frustración, envidia, fracaso, desencuentro, miedo…

Podrás entenderlo y empezar a deshacer el nudo de los sentimientos.

Porque todos tenemos miedo. Y a veces nuestros temores y frustraciones se transforman en ira. Por eso la Reina de corazones es la oportunidad perfecta para abordar este tema con tus hijos.

Para explicarles porqué reacciona así esa señora que está tan enfadada con todos.

Porque la única manera de manejar la ira es reconocerla, aceptarla y aprender a gestionarla.

Alicia en el País de las Maravillas está llena de enseñanzas como esta. ¡Descúbrelas en la guía educativa de la película!